Beneficios de la masoterapia. Tipos y efectos para mejorar nuestra salud

Masoterapia relajante

La masoterapia suele usarse como otra forma de referirse al masaje. ¿Pero qué diferencias existen entre el masaje y la masoterapia? Básicamente existe una diferencia: el masaje suele darse de forma superficial y comúnmente es utilizado para fines estéticos y recreativos, mientras que la masoterapia tiene tiene un fin curativo.

La masoterapia está considerada como una especialidad de la fisioterapia, por lo que solo puede hacerse con un terapeuta calificado.

Son múltiples los beneficios a la salud que nos puede aportar la masoterapia. A continuación profundizaremos en ellos:

¿Qué es la masoterapia y para qué sirve?

Como mencionamos antes, la masoterapia forma una rama de la fisioterapia que busca aliviar dolencias del paciente. Quienes suelen tener afecciones como lesiones o enfermedades pueden mejorar sus síntomas a través de esta técnica.

Esta terapia se centra en el tratamiento localizado sobre el músculo afectado, manipulando el tejido para aliviar sensaciones de malestar y dolor.

Existen diferentes diferentes técnicas que se adaptan a las necesidades de cada paciente.

¿Cómo funciona la masoterapia?

Por lo común, muchas técnicas de masaje se realizan en las partes blandas del cuerpo, que pueden ir desde la piel (en casos cosméticos) a los los músculos y tendones. Pero algunas técnicas pueden ir más allá: son más profundas, hasta afectar positivamente a algunos órganos y otras funciones de nuestro cuerpo.

Para ello, el tratamiento del terapeuta consiste en realizar presión con las manos de forma directa sobre al área afectada como pueden ser los músculos o vientre para agilizar su función. También puede aplicar un método indirecto, es decir, aplicar la presión sobre un punto, pero los efectos se reflejan en otro punto del cuerpo distinto, como ocurre en la reflexología podal.

¿Qué efectos tiene la masoterapia en nuestro cuerpo?

Objetivos de la masoterapia

Los efectos pueden ser diversos dependiendo de la técnica y la zona a tratar, entre las más conocidas encontramos:

  • Cutáneo

Realizar masajes en la piel puede estimular la vasodilatación capital.

Al aumentar la temperatura, que se realiza con las manos del terapeuta, se consigue un efecto de relajación, ablandamiento de zonas tensas y elasticidad que previene la flacidez.

  • Muscular

La estimulación de las fibras musculares permite que éstas mejoren su rendimiento y movilidad.

También el masaje ayuda a que más nutrientes puedan ser absorbidos por las células musculares.

Al mismo tiempo, se logra relajar tensiones y contracturas, así como mejorar las condiciones del sistema osteoarticular.

  • Circulatorio

Al realizar presión y movimientos deslizantes sobre algunas partes del cuerpo como las piernas, espalda o brazos, ayuda a que incentivar la circulación de la sangre.

Por tanto, aumenta los procesos de desintoxicación celular, ayudando a la correcta oxigenación de todas las partes del cuerpo.

  • Sistema nervioso

Las fibras musculares y las terminaciones nerviosas se estimulan durante el masaje, causando un efecto positivo en el proceso de crear conexiones entre el sistema nervioso y los músculos.

Este proceso importante se llama sinapsis, que nos ayuda a tener mejor coordinación mente-cuerpo.

  • Sistema digestivo

Realizar masajes en el abdomen es un tipo de masaje directo que permite incentivar la actividad intestinal, ideal para personas que suelen padecer de estreñimiento.

Así conseguiremos que nuestro intestino pueda expulsar mejor los desechos y absorber mejor los nutrientes, mejorando así mismo nuestro bienestar integral.

Diferentes Tipos de masoterapia para cada situación

Tratamientos de masoterapia

¿Cuántos tipos de masoterapia hay? Existen diferentes tipos de acuerdo a los objetivos de cada paciente: masoterapia estética, facial, capilar, relajante, con madera, lumbar…

Vamos a profundizar en algunas de ellas:

  • Masaje relajante

Están orientados a relajar la tensión muscular por el aumento de niveles de cortisol en nuestro cuerpo debido al estrés y la ansiedad. Estos niveles de estrés pueden ser peligrosos, y causar terribles efectos sobre nuestra salud y mente.

Los masajes que permiten relajar el cuerpo se caracterizan por liberar serotonina, mejor conocida como la hormona de la felicidad y bienestar, y endorfinas que disminuyen el dolor aumentando la sensación de tranquilidad.

  • Masaje terapéutico

Su objetivo es tratar lesiones, dolor crónico o agudo y devolver la movilidad a partes del cuerpo afectadas.

Su principal objetivo es la de brindar al paciente una mejor calidad de vida en caso de enfermedades, o bien, mejorar las condiciones de forma progresiva.

Este tipo de masajes los debe llevar a cabo un terapeuta certificado, ya que manipular inadecuadamente una lesión puede empeorar el problema. Las sesiones terapéuticas suelen ser parte importante del tratamiento clínico llevado por el médico.

  • Masaje deportivo

Es ideal para personas que realizan actividad física intensa o practican algún deporte. Dentro del masaje deportivo encontramos generalmente tres diferentes tipos de sesiones:

  • Pre Competición: Son masajes cuyo objetivo es preparar físicamente al atleta o deportista antes de una competición donde requerirá el máximo de su condición, minimizando la probabilidad de sufrir una lesión.
  • Post Competición: Alivia la fatiga muscular y desgaste en las articulaciones después del gran esfuerzo. Suelen ser masajes de tipo relajantes que permiten también la correcta regeneración de fibras musculares.
  • Alivio de lesiones: En caso de haber sufrido un esguince, contractura, calambre, inflamación o cualquier otra lesión durante la actividad atlética. Se pretende que la parte lesionada se recupere de la mejor forma posible.

Objetivos, Indicaciones y Beneficios de la masoterapia

Beneficios de la masoterapia

A modo de resumen podríamos decir que los tratamientos de masoterapia aportan beneficios en todo nuestro cuerpo, por ejemplo:

  • Ayuda a relajarnos y combatir el dolor gracias a la producción de serotonina y endorfinas que combaten el estrés diario o los dolores de algunas enfermedades o lesiones.
  • Reduce el estrés, la ansiedad y todos los efectos colaterales que nos provoca el ajetreo del día a día como tensión muscular, estreñimiento, problemas para dormir, dolores de cabeza, dolor de cuello, hombros, etc.
  • Mejora la circulación sanguínea, ayudando a nuestro cuerpo a oxigenarse mejor y liberar toxinas.
  • Nos ayuda a reducir la grasa corporal cuando se combina con una dieta saludable y actividad física.
  • Mejora apariencia de la piel y retrasa los signos de la edad.
  • Ayuda a mejorar la flexibilidad y movilidad, así como sanar lesiones, y mucho más.

Contraindicaciones de la masoterapia a tener en cuenta

Tipos de masoterapia

La masoterapia, al tener fines curativos, no tiene contraindicaciones o efectos adversos por sí sola. Sin embargo, es importante recalcar que debe realizarse por un terapeuta especializado y certificado, especialmente cuando se trata de sanar una afección.

También es importante consultar con un médico antes de someterse a una terapia de masoterapia, especialmente si se sufre de alguna enfermedad crónica como problemas cardiacos, de presión arterial, cutáneos, intestinales, entre otros.

Por ello, también es importante notificarle con anticipación al terapeuta si se padece de alguna enfermedad o afección, esté o no relacionada con el problema a tratar en la terapia.

Éstas son las principales ventajas y desventajas de la masoterapia. Como explicábamos, un buen profesional sabrá orientaros mejor sobre la viabilidad de esta técnica para nuestro cuerpo.

Deseamos que este artículo sobre masoterapia haya sido de vuestro interés.

mejores masajeadores de madera

Para llevar a cabo un masaje de masoterapia, nada más indicado que utilizar productos naturales, como esta selección de los mejores masajeadores de madera. Con ellos, podrás masajear fácilmente, con la tranquilidad, además, que estas usando un producto natural. Echa un vistazo a estas ofertas.