Beneficios del masaje para cuerpo y mente. Todos los tipos.

Todos sabemos que recibir un masaje es una de las experiencias más placenteras que existen. Los grandes beneficios del masaje están tanto a nivel físico como psicológico. Existen muchos tipos de masaje, indicados para situaciones diversas.

¿Cuántos tipos de masaje hay y cuáles son sus beneficios?

Según lo que busquemos, podemos optar por un tipo de masaje u otro. No todos son iguales, no todos actúan de la misma manera y provocan los mismos efectos. Cada uno tiene su técnica.

Entre los más populares están los masajes de espalda, de tejido profundo, con piedras, prenatal, Shiatsu…

En esta guía podrás profundizar en los beneficios de cada tipo de masaje, sólo tienes que pulsar el enlace correspondiente:

Beneficios de la masoterapia
Masoterapia
Beneficios del drenaje linfático
Beneficios drenaje linfático
Beneficios del masaje anticelulítico
Técnicas Masaje anticelulítico
Beneficios del masaje cervical
Beneficios masaje cervical
Beneficios del masaje descontracturante
Masaje descontracturante
Beneficios del masaje relajante
Beneficios masajes relajantes
Beneficios del masaje para la esclerosis múltiple
Beneficios del masaje para la esclerosis múltiple

Beneficios del masaje para el cuerpo

Beneficios del masaje para el cuerpo y mente

Son muchos los beneficios que un masaje puede proporcionar a nuestro organismo. Múltiples estudios científicos así lo avalan. Entre los principales beneficios físicos encontramos:

  • Reduce la tensión muscular y puede aliviar el dolor. Al liberar cortisol relaja el cuerpo, y es capaz de bloquear los receptores del dolor.
  • Ayuda a que las articulaciones se vuelven más flexibles.
  • Alivia los dolores de cabeza. En ocasiones, la tensión que acumulamos y las malas posturas vuelven rígidas las cervicales y provocan dolor de cabeza.
  • Ayuda a dormir. Al conseguir una relajación profunda, nos resulta mucho más fácil conciliar el sueño, sobre todo si nos lo dan antes de dormir.
  • Nos desintoxica. Un efecto de el masaje es estimular la linfa, y por tanto acelera la eliminación de toxinas.
  • Mejora el rendimiento deportivo. Si practicas algún buen deporte, una sesión de masaje sirve para mitigar los efectos del sobreesfuerzo y acelera la recuperación física.
  • Contribuye a paliar los dolores asociados con el síndrome premenstrual.
  • Facilitar el parto y la recuperación posparto.
  • Mejora la digestión.
  • Renueva nuestra piel. Al mejorar la circulación sanguínea, nuestra piel se vuelve más suave, con más brillo.
  • Regenera los tejidos. Un buen masaje puede acelerar el proceso de cicatrización y reducir estrías.
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico.

Beneficios psicológicos del masaje. Sus efectos positivos en la mente

Beneficios del masaje para el cuerpo
Son muchos los beneficios del masaje para nuestro cuerpo y mente

No sólo será nuestro cuerpo el que sentirá un mayor alivio, también nuestra mente. Entre los beneficios del masaje a nivel emocional más importantes que podemos apreciar, tenemos:

  • El masaje contribuye a disminuir los síntomas de la depresión y la tristeza. Al liberar endorfinas, el estado psicológico mejora.
  • También alivia los trastornos de ansiedad.
  • Mejora el insomnio provocado por el estrés.
  • Ayudan a aumentar la concentración y el rendimiento mental.
  • En el caso de un masaje entre madre y su hijo, ayuda a fortalecer sus vínculos.

Contraindicaciones del masaje. Cuando no conviene

Beneficios psicológicos del masaje

A pesar de los múltiples beneficios del masaje tanto físicos como psicológicos, hay ocasiones en las que NO se debe recibir un masaje:

  • Aquellas personas que han tenido una trombosis, derrame cerebral, o un reciente ataque al corazón.
  • En el caso de procesos inflamatorios como enfermedades febriles, flebitis, enfermedades vasculares.
  • Tampoco deberían recibir un masaje las personas que tengan alguna enfermedad en la piel o heridas abiertas.
  • También el masaje está contraindicado en el caso de lesiones traumáticas recientes. Tejidos como la piel, músculos y huesos necesitan primero reposar para iniciar el proceso de curación.
  • Las personas con varices. La presión sobre las extremidades podría provocar trompos.
  • Gente con osteoporosis debería ir con mucho cuidado para no empeorar sus huesos dañados.
  • Tampoco es aconsejado para mujeres embarazadas durante los primeros tres meses, o si aparecen complicaciones en el embarazo.

En caso de duda, consulta siempre a un masajista cualificado o a tu médico.

¿Qué es el masaje?

La palabra masaje proviene del griego «masser«, que significa amasar, frotar, friccionar o manipular los músculos y articulaciones utilizando principalmente las manos. Su objetivo es calmar la tensión y relajar los músculos.

Un buen masaje produce cambios químicos, psicológicos y fisiológicos en el cuerpo.

¿Y cómo actúa un masaje en nuestro organismo?

Beneficios del masaje a nivel emocional

Los masajes ayudan a estimular los receptores de la parte externa de nuestros tejidos (exteroceptores). Éstos los encontramos en la piel, músculos y tendones, así como aquellos receptores de los ligamentos (propioceptores) y los que están ubicados en los vasos de nuestro sistema circulatorio.

Dichos impulsos llegan a nuestro sistema nervioso central donde alcanzan varias zonas de nuestra médula espinal, así como la corteza cerebral. Estimulan los hemisferios de nuestro cerebro que, a su vez, generan un cambio de funciones beneficioso en nuestro cuerpo.

Al recibir un masaje, nuestro cuerpo se relaja, y durante este estado hay un aumento de serotonina, una sustancia que produce nuestro cuerpo y nos resulta muy agradable. Al relajarse los músculos, al volverse más blandos, se pueden manipular y por tanto llegar a curar con más facilidad.

Además, durante el proceso de tratamiento y amasado, hay un aumento de la circulación linfática como sanguínea. Esto provoca que a nuestras células lleguen más oxígeno y nutrientes esenciales. Y este aumento del flujo sanguíneo renueva nuestras células.

¿Qué zonas del cuerpo requieren más masajes?

Tipos de masajes y técnicas
Existen varios tipos de masaje y técnicas apropiadas para cada dolencia

La zona del cuello, espalda y hombros son los que comúnmente necesitan más atención, especialmente en una era tecnológica donde todo el tiempo estamos frente a un ordenador o móvil.

También solemos estar sentados durante mucho tiempo en nuestro trabajo, muchas veces con una mala postura.

Para quienes realizan trabajos pesados, como estar mucho tiempo parado, cargar cosas pesadas, caminar mucho… Recibir los beneficios del masaje en las piernas y pies que les ayude a relajarse siempre será una buena opción.

También es aconsejable un masaje al realizar nuestras rutinas de ejercicio, deporte o incluso de esparcimiento, ya que mejora la eficiencia de los músculos y su relajación justo después de la actividad física.

Tanto si pretendes hacer un auto masaje como que te lo den, en nuestra web sobre masajeadores encontraréis un amplio catálogo de aparatos que nos pueden ayudar a ello.

En definitiva, son muchas las zonas de nuestro cuerpo que se pueden activar al recibir un masaje. Y tenemos una gran diversidad de tipos donde escoger. Los beneficios del masaje nos ayudarán a mejorar nuestra salud física y mental.